27/09/2017

Genet Neri es una de las muchas mujeres etíopes sin recursos que tienen acceso a un servicio sanitario de calidad en el centro de salud St. Gabriel




FPSC, con el apoyo del Ayuntamiento de Majadahonda, puso en marcha el pasado mes de marzo el proyecto “Mejora de la salud materna infantil en el centro de salud St. Gabriel”, con el objetivo de frenar la elevada tasa de mortalidad en este sector de la población de Addis Abeba (Etiopía).

Una de las consecuencias de la pobreza es la falta de acceso a derechos, en especial a los servicios básicos como la salud. El proyecto contribuye a reducir esta brecha a través de la provisión de servicios de forma gratuita. Las acciones se desarrollan en el Centro de Salud San Gabriel (SGCHC), una institución sin ánimo de lucro que proporciona servicios asequibles, integrales y de calidad a la población de la zona. Los beneficiarios son mujeres embarazadas y niños menores de cinco años. Se trata de población pobre y altamente vulnerable, con apenas recursos para acceder a otros servicios de salud.

Genet Neri tiene 29 años, está casada y es madre de tres niños. Vive en la subcity de Akaki Kality, Woreda 05, en una villa peri urbana llamada "Berta sefer", en una casa alquilada. Los ingresos mensuales, alrededor de 1.500 ETB (60€), provienen del trabajo de su marido como guardia de seguridad en una fábrica. Ella es analfabeta y no tiene empleo.

Sus dos primeros partos fueron atendidos por parteras tradicionales en su propia casa. El segundo de ellos fue especialmente complicado, y aún recuerda las graves complicaciones que se derivaron del mismo. Tres años después, se quedó embarazada de su tercer hijo. A raíz de su propia experiencia y gracias a los “Trabajadores de Extensión de Salud Comunitaria” (Community Health Extension Workers: CHEWs), que trabajan para mejorar el vínculo entre los establecimientos sanitarios y la comunidad, siendo una de sus actividades la información sobre salud básica, decidió acudir a SGCHC.

Hoy, Genet Neri, ha vacunado a su bebé de 45 días. “El centro de salud está muy limpio y es muy bonito. Desde el primer día me alegré de haber acudido aquí. Las enfermeras me recibieron muy bien, me proporcionaron información muy completa sobre el embarazo, me examinaron, me derivaron al laboratorio y me hicieron una ecografía. Tras obtener los resultados del laboratorio, me recetaron medicamentos y me explicaron la necesidad de tomarlos para el adecuado desarrollo del bebé” –dice-. Se siente muy satisfecha por la profesionalidad y el apoyo siempre positivo de todos los trabajadores del centro de salud: “He estado viniendo sin faltar a ninguna de mis citas y sigo siempre sus recomendaciones”. Cuando se puso de parto, acudió al centro San Gabriel y dio a luz un bebé que pesó 3,4 kg. “Me atendieron en una habitación muy limpia y agradable, y me asistieron parteras. Estoy muy sorprendida de poder acceder a todos estos servicios de forma gratuita”.
Comparte esta noticia en:
flecha
icono ONGD

Cumplimos con todos los requisitos de control y
transparencia en el ejercicio de nuestra misión

Inicio :: Area privada :: Mapa Web :: Contacto :: English :: imprimirImprimir